INGRESO

  •  

    Fuente: SAT

     

     

     El pasado 10 de Junio de 2019, el Servicio de Administración Tributaria, actualizo tres de sus catologos para emitir los CFDI. A continuación te indicamos cuales fueron las modificaciones:

    Los catálogos actualizados en esta ocasión fueron los siguientes:

    • c_ClaveProdServ: Este catálogo contiene las claves de los productos y servicios por los que se pueden hacer transacciones. Sólo este catálogo contiene más de 50 mil conceptos.
    • c_NumPedimentoAduana: Con los números de pedimento aduanales. Un pedimento aduanal es el documento que certifica que se pagaron las contribuciones de entrada o salidad e mercancía.
    • c_PatenteAduanal: Por último, las patentes aduanales son los permisos concedidos por la autoridad a una persona para poder hacer los trámites de un despacho aduanero.

    ¿CUÁLES FUERON LOS CAMBIOS A LOS CATÁLOGOS DE LOS CFDI?

    CATÁLOGO DE PRODUCTOS Y SERVICIOS

    Se corrigió la redacción del rubro 84101700, que decía Manejo de duda, cuando debería decir Manejo de deuda.

    Estos conceptos del catálogo ahora podrán facturarse con el estímulo de la zona fronteriza norte:

    95111602 Carretera o autopista  o autopista de peaje interestatal

    95111603 Carretera o autopista  o autopista de peaje interestatal

    CATÁLOGO DE PEDIMENTOS

    Se agregaron los siguientes números de pedimento:

    c_Aduana Patente Ejercicio Cantidad Fecha inicio de vigencia
    24 6118 2019 999999 11/06/2019
    24 6126 2019 999999 11/06/2019
    40 3302 2019 999999 11/06/2019
    53 3728 2019 999999 11/06/2019
    65 1789 2019 999999 11/06/2019

    Si bien las patentes son vigentes a partir del 11 de junio de 2019, los cambios son obligatorios hasta 3 meses después de esta fecha.

    CATÁLOGO DE PATENTES ADUANALES

    Se agregó la siguiente patente:

    c_PatenteAduanal Fecha inicio de vigencia
    6126 08/05/2019

    La patente cobra vigencia el 8 de mayo de 2019, pero el cambio es obligatorio hasta tres meses después de esta fecha.

     

  •  

    Fuente: EL DIARIO MX

     

    Una cuenta bancaria dejó de tener una connotación de poder adquisitivoo de una persona (moral o física) para convertirse en un instrumento comercial sin el cual muy difícilmente se puede incorporar a la vida comercial o de prestación de servicios, ante la necesidad de acreditar un gasto o recibir un pago. 

     

    Para el Código Fiscal de la Federación dicha cuenta bancaria tiene enorme relevancia en materia tributaria, pues el artículo 59, en su fracción III, previene que por cada peso que se tenga en la cuenta bancaria de un contribuyente (inscrito o no al RFC), el SAT “presume” que es un ingreso gravado para efectos del Impuesto Sobre la Renta y el Impuesto al Valor Agregado.

     

    De ahí que la autoridad fiscal parte de una “presunción” de un hecho conocido, que es un numerario en la cuenta bancaria de la persona, para concluir primariamente un ingreso; sin embargo, dicha presunción en detrimento del particular es “salvo prueba en contrario, esto es, se puede probar que el dinero en una cuenta bancaria no es un ingreso grabado derivado de una actividad. Pero ¿Qué pasa cuando existe una transferencia bancaria no autorizada por la persona? ¿Qué sucede con la restitución que se haga del dinero a la cuenta bancaria después de litigar el caso?  

     

    En primer término, si un cuentahabiente exige que se anulen las transferencias electrónicas que asegura no haber realizado, la institución bancaria está obligada a acreditar que las operaciones sí fueron autorizadas por el usuario, al conservar el banco todos los registros de las operaciones, además que la legislación en comercio establece dicha carga para la institución financiera.

     

    Sobre esto, recientemente el Tercer Tribunal Colegiado en Materias Civil y de Trabajo del Quinto Circuito, resolvió de manera favorable a un particular, ante la realización de transferencias bancarias sin la autorización del usuario. El argumento toral de la sentencia fue que tanto la legislación mercantil como las disposiciones administrativas bancarias, obligan a las instituciones financieras a contar con factores de autenticación para verificar la identidad de sus usuarios, mecanismos que permiten obtener comprobantes, así como registros, bitácoras y huellas de auditoría de las operaciones y servicios que los bancos ofrecen por medios electrónicos.

     

    Para que la institución bancaria demuestre las autorizaciones de las transferencias electrónicas, debe exhibir los certificados digitales que avalen el uso de la firma electrónica; por lo que es insuficiente que la institución muestre impresiones de pantalla —llamadas “consulta específica de transacción”— en las cuales se muestra la información general de las operaciones y los números de autorización.

     

     

    Así, se le condenó al Banco a restituir el numerario indebidamente extraído de su cuenta bancaria, sin embargo, esta cantidad no puede volver a considerarse como un ingreso fiscal adicional, al corresponder a una restitución de un retiro indebido. Por lo que el cuentahabiente deberá de tener todo el soporte documental de la controversia, para exhibirla a las autoridades en el momento de que sean requeridas y desvirtuar la presunción de ingreso.

     

56 09 17 23